A propósito del Chthuluceno y sus especies compañeras


Espace virtuel du Jeu de Paume, París
Octubre 2017 – mayo 2018
Donna Haraway / Pinar Yoldas/ Terike Haapoja and Laura Gustafsson / Maria Sibylla Merian / Mary Maggic / Špela Petrič / Paulo Tavares / The Institute For Figuring / Ana Vaz and Nuno da Luz / Remedios Varo.

Visitar la exposición

En su última obra, Staying with the Trouble: Making Kin in the Chthulucene (2016), la bióloga y filósofa de la ciencia Donna Haraway propone la figura del Chthuluceno como un instrumento con el que aprender a “vivir y morir en un planeta dañado”. Más allá de la utopía tecnológica o la distopía de la extinción, sugiere sustituir la idea misma de futuro por la experiencia de “infinitas configuraciones espacio-temporales” que asuman la complejidad de lo que ocurre “en los aires, las aguas, las rocas, los océanos y las atmósferas” y cuenten las historias de la evolución en un tono menor y voluntariamente marginal, como una maraña de narraciones entremezcladas, resultado de procesos de supervivencia colaborativa.

En la visión de Haraway, el prefijo chthu remite a los poderes subterráneos y abisales de la Tierra. Pero a diferencia del mito lovecraftiano Cthulu (nótese la diferencia de ortografía) que expresaba el terror ante lo desconocido, su Chthulu quiere invitar al encuentro con otras formas de vida: animales no-humanos, vegetales, hongos o bacterias, especies compañeras del ser humano con las que este comparte relatos de “co-habitación, co-evolución y sociabilidad”. Inspirado por el concepto biológico de simpoiesis (hacer-se-con), el Chthuluceno cuestiona en última instancia la excepcionalidad de lo humano y las categorías mismas de lo vivo.

Como con la teoría cyborg, aquí también juegan un papel central la especulación y el SF, siglas que se refieren tanto a la ciencia-ficción y la fabulación especulativa como a las formas enrevesadas de los juegos del cordel (string figures), presentes en las culturas nativas de distintos lugares del mundo y emparentados con las artes menores, anónimas y colectivas. El SF aquí no es un género sino una metodología de pensamiento y acción que demanda una re-definición de las ciencias naturales y los humanismos en beneficio de una convergencia dinámica, en movimiento, entre prácticas estéticas y experimentales interesadas en formular nuevos sistemas-modelo o lo que Haraway denomina worldings (palabras-mundos). Frente a las lecturas literales y unívocas, el SF unido al Chthuluceno abre zonas de contacto con las múltiples caras de lo monstruoso.

En este contexto, las “especies compañeras” aluden a las diversas formas vivas que conviven en el planeta, en simpoiesis unas con otras, pero también al ecosistema de prácticas que dialogan con o contra o a través de la figura estética y conceptual del Chthuluceno. Desde la biología especulativa o las ficciones postnaturalistas hasta las políticas de los organismos inter-especies, la invención de taxonomías utópicas o la exploración de modos experimentales de pensar y sentir, las piezas seleccionadas proyectan un terreno de juego (un terreno de compost) para algunos de los tentaculos contenidos en este último tour de force de Haraway, tan complejo como inquietante.

Referencias
Donna Haraway, Staying with the Trouble: Making Kin in the Chthulucene, Duke University Press, 2016.
Donna Haraway, Manifiesto de las especies de compañía, Sans Soleil, 2015.
Anna Tsing, « Unruly Edges: Mushrooms as Companion Species », Environmental Humanities, vol. 1 (November 2012): 141–54.
Karen Barad, Meeting the Universe Halfway: Quantum Physics and the Entanglement of Matter and Meaning, Duke University Press, 2007.
Vinciane Despret, “Sheep Do Have Opinions”, Making Things Public, édité par Bruno Latour et Peter Weibel, MIT Press, 2005.
Natasha Myers et Carla Hustak, “Involutionary Momentum: Affective Ecologies and the Sciences of Plant/Insect Encounters”, differences: a journal of feminist cultural studies 23(3): 74-117. Numéro spécial “Feminist Theory Out of Science”.
Isabelle Stengers, Au temps des catastrophes. Résister à la barbarie qui vient, Les Empêcheurs de penser en rond, 2009.
Maria Puig de la Bellacasa, Science et épistémologies féministes. Les savoirs situés de Sandra Harding et Donna Haraway, Harmattan, 2014.
Sophie Lewis, “Cthulhu plays no role for me”, Viewpoint Magazine, mai 2017.

Las visiones relacionales del Chthuluceno son deudoras de los intercambios del grupo de lectura sobre la obra de Haraway iniciado por Helen Torres en la librería La Canibal de Barcelone.